2007/10/22

Adiós, amigo



Comunicado de Onda Cero por la muerte de Juan Antonio Cebrián:

Pulsa aquí para reproducir
Pulsa aquí para descargar

Programa Homenaje de La Rosa de los Vientos a Juan Antonio Cebrián:

Pulsa aquí para reproducir

Pulsa aquí para descargar

Anoche, después de muchos años, volví a escuchar La Rosa de los Vientos en directo. El programa más triste que podía imaginar. Sabía que iba a ser así, y estuve toda la tarde pensando que lo mejor sería no escucharlo, dejarlo para más adelante, cuando el dolor fuera menor. Ahora sé que hice lo correcto. Fue un programa precioso. El más triste, pero también el más bonito que podía imaginar. Ahora sé con certeza lo que intuía desde hace años. Sé qué clase de persona fue Juan Antonio. Y sé que no me equivoqué, que no exageraba cuando lo idolatré, cuando lo convertí en mi profesor de cabecera. Cuando hablaba con entusiasmo a todo el mundo de mi programa favorito y de mi profesor favorito. Escuchando las anécdotas de quienes han compartido su vida con Juan Antonio, me he dado cuenta de que mi valoración de la persona se quedó corta. Detrás del gran comunicador, del gran profesor, había un hombre excepcional, un hombre muy bueno.

Por eso invito a todo el que sienta que lo ha amado, a que escuche este programa homenaje. Que lo haga cuando esté tranquilo, en casa, y no le importe pasar un día triste. Tendrá momentos duros, pero también habrá espacio para muchas sonrisas y recuerdos. Yo hoy me siento mucho mejor, me he quedado con un buen sabor de boca, después de un fin de semana verdaderamente triste. Sé que no volveré a escuchar este programa, al menos hasta dentro de muchos meses, pero estoy feliz de haberlo hecho. Mi reconocimiento para todos los que han participado, porque han demostrado estar a la altura. Y un abrazo muy especial para Silvia y Alejandro.

Juan Antonio, nunca te olvidaré. Para mí siempre estarás vivo porque siempre seguiré escuchándote. Seguiré contando tus historias a todo el que tenga la santa paciencia de aguantarme. Y seguiré compartiendo el tesoro que nos has dejado en forma de Pasajes de la Historia. Ojalá ahora puedas recibir tu querida Orden del Imperio Británico, pero directamente de manos de la reina Victoria, que es de tu siglo favorito; has hecho méritos más que sobrados.

Adiós, amigo.

12 comentarios:

Lord Kobol dijo...

Se nos ha ido el mejor comunicador de la radio española, el más neutral, al que llevo escuchando más de la mitad de mi vida, desde que era un criajo. Se me ha ido un amigo, al que no conocía personalmente, se me ha ido alguien que me ha hecho llorar con sus Pasajes de la Historia, cuestionarme el mundo, reirme. Se me ha ido alguien que me ha hecho ser quien soy, no entiendo como me puedo sentir así de mal



Ahora estarás conspirando en el cielo, o en el Valhalla, que suerte tienen quienes ahora te podrán escuchar, estoy seguro que te harán su trovador, que os sentareis al fuego, que cuidarás de nosotros, tus rosaventeros, los que te conocimos siendo niños y hemos crecido contigo, hemos ido después a la universidad, nos hemos enamorado, hemos llorado, viajado, accedido al mercado laboral, siempre con tu voz de fondo.



Ahora se queda Silvia, y tu hijo Alejandro, tan pequeño que ni te ha conocido, en nuestras manos queda que sepa quien era su padre, cuanta gente le quería y admiraba de verdad, queda el resto del equipo del programa desolado.

Hoy La Rosa de los Vientos nos ha clavado su peor espina, la rosa se ha mustiado.

Hoy el mundo es un lugar un poco peor.

Fuerza y Honor. Admiración eterna por Juan Antonio Cebrían.

Anónimo dijo...

http://fcb.blogcindario.com/2007/10/00017-pequeno-homenaje-al-maestro-cebrian.html

NiO dijo...

Se nos fue el pilar fundamental de todo esto y queda un vacio, el vacio que deja un amigo, un maestro, un padre… por muchos homenajes que hagamos, entre ellos yo, nunca podremos agradecerle
lo suficiente todo lo que nos ha dado. un abrazo grande

Jesús Magaña Jiménez dijo...

Soy un gran admirador de Juan Antonio y de su obra. Hoy navegando por la red he encontrado este magnifico blog de recopilación de sus pasajes de la historia, de los cuales gracias a ti Antonio Miguel muchos de nosotros vamos a poder disfrutar rememorandolos con la misma pasión que Cebrián los narraba. Esté donde esté siempre lo llevaremos en el corazón.
Un saludo

Anónimo dijo...

Cuantas razón tienes, es dificil o se ha hecho dificil esta triste notícia que nunca quisimos haber oído.

Es difícil decir un adiós o ni siquiera decir un hasta pronto, me es difícil pensar en un sábado en el coche sin él. Tal como ya ocurrió este.

La verdad es que poca gente aquí me entiende como puedo estar triste por alguien que ni siquiera vi en persona o con quien nunca he hablado una sola vez. Pero hay rosaventeros que sí y eso me consuela un poco.

No sé que más decir...solo que gracias por tu página a la que tantas veces he entrado de visita y ojala te hubiera dejado algún día un mejor comentario.

Fuerza y Honor compañero.

Desde Valencia, Vicente M.A
Vtema@hotmail.com

eL TeNsO dijo...

Ayer, escuchando el programa que le hicieron sus compañeros, se me caian las lagrimas como hace años que no me ocurria... Hasta que punto habrá entrado este hombre en mi vida para provocarme una emoción como esta. Lo peor de todo esto es que jamás podre volver a escuchar su voz en las grabaciones sin sentir un escalofrio de pena, de dolor...¡Tan joven, tan joven...!
Debemos intentar animar a la cadena para que continue con el proyecto de Cebri, porque ese será nuestro mejor homenaje, y el estará arriba, con los buenos como no puede ser de otra manera, y seguro, seguro que estará feliz, como una lombriz...

Josu, desde Bilbao y roto por tu ausencia

goromo dijo...

Como todos, estoy roto por la desgracia, invito a todo el que pueda a escuchar el sentido homenaje que rindieron sus compañeros en ese programa. qué valor y qué entereza! ese valor y esa entereza que sin duda Cebri debía mostrar siempre y ellos no quisieron fallarle...

Hasta siemrpe Cebri
Fuerza y Honor

Gonzalo, desde Badalona.

Aitor dijo...

Hola, esta es la primera vez que entro en este blog, aunque en el pasado ya me descargué alguno de los pasajes que Antonio subió a la red.

Soy un chico asturiano que está en estos momentos en el estranjero.
El Domingo a las 10 de la mañana recibí una mala noticia a nivel personal, pero lo peor estaba por llegar en el siguiente e-mail.

Fue un puñetazo de los duros, de esos que realmente duelen.
Llevaba desde los 14 años escuchando la Rosa, desde finales de aquella primera temporada, cuando me enganché, aunque realmente cuando ya me hice un fanático fue cuando pasaron a la noche, donde su voz y sus contenidos cobraban una nueva dimensión.

Recuerdo tantas y tantas noches, especialmente en aquellas temporadas que iban de Lunes a Viernes, cuando trataba de escuchar la mayor cantidad de programas posibles, y luego iba a la universidad y me empezaba a entrar el sueño (suerte que luego sacaron los podcast).

Me he quedado sin el referente, sin ninguna duda, para mi el mejor comunicador que dio este país en los últimos 20 años, y a la misma altura de gente que siempre él nombraba como el Doctor Fernando Jiménez del Oso, Chicho Ibáñez Serrador y Félix Rodríguez de la Fuente.

La única persona a la que realmente tenía interés en conocer, el homo universalis, ese compañero de las madrugadas, nuestro Amenofis IV, del que me quedaré con las ganas de pedirle que nos hiciera un pasaje sobre él, en definitiva,de una persona excepcional.

Estoy en el trabajo en estos momentos, escuchando el programa del 22 de Octubre y estoy al borde del llanto.

Juan Antonio, el día que me enteré de que eras ciego, joder me diste ánimos para seguir adelante, pues comprendí que si me seguía esforzando, yo también podría conseguir algo, y eso significó mucho para mi.

Intuyo que ahora mismo estarás manteniendo tertulias con tantos y tantos personajes a los que admirabas y seguramente ellos empezarán a sentir lo mismo por tí. Además lo que estoy seguro es de que nunca te irás de nuestros corazones.

Muchas gracias por permitirme vivir tantos y tantos momentos de la historia, tertulias de las 4 C apasionantes, y sobre todo por poner a nuestro alcance temas de gran importancia que no se tocaban en el resto de programas.
Gracias por hacer un programa tan completo donde tenían cabida la historia, la materia reserbada, la literatura, el cine, el misterio, la ciencia, la ecología, el amor por nuestro entorno.... y por ese maravilloso humor, del que su punto cumbre fue el chiste del centollo.

Un abrazo maestro y amigo,

Descansa en paz.

Anónimo dijo...

No recuerdo la última vez que sentí tanta pena en mi corazón como para esconder mi cara delante de otros, para que no vieran mis ojos húmedos y una mueca temblorosa en mi boca. El pasado lunes me sentía fatal. Aunque me enteré el domingo por la mañana, no fue hasta el lunes cuando fui consciente de lo que había pasado.

Creo que no me queda nada nuevo que añadir a todo lo bueno que ya de por sí estoy leyendo en todas estas páginas amigas, así que me limito a deciros que los que conocimos (en el ámplio sentido de la palabra) a Cebrián, aunque solo fuera el haber oido su voz una sola vez, nos comprendemos mutuamente en estos momentos.

Juan Antonio nos unió a él, y quizá sin saberlo nos unió a todos.

El mundo es mucho más bonito desde el día en que le dieron por primera vez un micrófono. Ahora tenemos una deuda con él. Que el espíritu de La Rosa lo compartamos con los nuestros. Que todos sepan lo que hiciste.

Un abrazo a todos.

Fuerza y Honor donde quiera que estés, AMIGO.

Spooky dijo...

Gracias por este esfuerzo de recopilar su obra. Yo tengo una depre que no se me pasa. No paro de llorar.
En cuanto pueda me descargo sus pasajes.
Un saludo y gracias otra vez.

fran dijo...

Gracias a Juan por todo y a ti por tu trabajo de recopilación

Anónimo dijo...

Es dificil decir algo que no se haya dicho ya.
Sólo decir que se ha marchado aquel que hacía de la história una pasión en todos los que le hemos escuchado.

Dicen que nadie se va del todo si hay alguien que le recuerde, pues tú Juan Antonio vivirás con nosotros siempre, pues és imposible olvidar al maestro.

Fuerza y Honor Maestro Cebrián